Tengo derecho a decir NO

 

Para muchas personas defender el derecho a decir no, sin sentirse culpable, se convierte en un auténtico reto. En esta dificultad pueden influir diferentes factores.  Posiblemente pueda ser por mostrar un estilo pasivo en la comunicación, es decir,  no respetar los derechos, sentimientos y expectativas propias, dando prioridad a la de los  demás.  Rasgos de personalidad como ser tímido, dependiente o nervioso  hace que sea  más complicado decir no. Otra de las razones, es que se hayan tenido experiencias previas que han podido enseñar a la persona a hacer aquello que no quería para  evitar entrar en conflicto con alguien. El miedo al rechazo o  a terminar una relación  provoca que se aprenda a decir  si, aunque  la persona esté siendo deshonesta consigo misma. El factor más relevante y relacionado con los anteriores es mostrar un déficit de habilidades comunicativas básicas. Estas habilidades son fundamentales para interactuar y tener relaciones exitosas y dentro de ellas, nos encontramos el rechazar peticiones, es decir, tener derecho a decir no.

A continuación te muestro un guión para iniciar la práctica o reforzar dicha habilidad:

-En primer lugar escucha y piensa la petición. Analiza y decide que quieres o que te conviene hacer.

-Quizás necesites recabar información o hacer alguna pregunta si no tienes todos los datos de la petición.

-No tengas prisas en contestar. Puedes solicitar tiempo antes de pronunciarte.  “No puedo contestarte ahora, te llamo más tarde”

-Si tu decisión es NO, dilo de forma clara, firme y amable. Puedes explicar la razón, pero no tienes el deber de hacerlo. “Siento no poder acudir, nos vemos la próxima semana”

-Si optas por dar explicaciones puedes expresar la respuesta siguiendo estas pautas: Habla en primera persona, explicando la razón de forma breve y concreta y cierra con un comentario positivo.

“Me resulta imposible  dejarte mi bicicleta, porque posiblemente la pueda necesitar, sin embargo, espero que arregles la tuya  antes de irte de vacaciones o que encuentres otra solución”

Cierra la comunicación expresando lo positivo que ha sido tener esta conversación y haber hablado con tranquilidad del tema.

Ser hábil en la comunicación y respetuoso con los demás y consigo mismo hará que eliminemos los sentimientos de culpa y frustración que se producen cuando no hacemos lo que queremos, o lo hacemos sin querer hacerlo. Enseñemos a nuestras relaciones a funcionar de forma satisfactoria y eficaz

Cuando se decide hacer cambios personales, como perder peso, es posible que la persona tenga que defender y practicar el no a peticiones o necesidades de los demás para poder dar prioridad a sus objetivos de cuidado de salud física y psicológica, y esto es muy positivo. Es fundamental reconocer que es un derecho y aprender a reforzar su empleo. Su práctica influirá en la mejora de las relaciones personales, en el aumento del ánimo y autoestima, así como el sentimiento de respeto de los demás y de sí mismo se verá fortalecido.

Rocío Martín Torres

Psicóloga de Obeclinic

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies