¿Por qué debemos alejarnos de las dietas milagro?

Actualmente, la dieta influye negativamente en los países desarrollados, ya que la globalización, la industrialización y el desarrollo económico han producido grandes cambios en los patrones alimentarios, lo que ha desencadenado en estilos de vida y hábito dietéticos inadecuados, y por tanto un incremento de las enfermedades crónicas, donde se incluyen el sobrepeso y la obesidad. Esta enfermedad tiene múltiples causas, ya que es el resultado de la interacción entre factores familiares y ambientales.

La mayor parte de la población conoce los efectos perjudiciales para la salud que tiene el sobrepeso y la obesidad, lo que junto a la información errónea que se facilita para lograr beneficios económicos trae consigo el seguimiento de este tipo de terapias .

¿Qué es una dieta milagro?

Una dieta milagro es aquella sustancia, producto, material o  método que promete efectos sorprendentes para la salud, y particularmente sobre la pérdida de peso. La inmensa mayoría de dichas “dietas” se presentan como curas milagrosas. Aunque aparentemente sería sencillo identificarlas, en muchas ocasiones es complicado desenmascararlas ya que se encuentran inmersas en campañas publicitarias y son recomendadas por “expertos” en nutrición, la mayoría de ellos sin formación académica reglada. Estos métodos son ineficaces, pueden provocar ganancia de peso tras su seguimiento y  lo que es más peligroso, pueden dañar nuestra salud.

¿Cómo podemos identificar una dieta milagro?

  • Prometen resultados rápidos
  • Prometen resultados asombrosos o “mágicos” (Ej: “cura milagrosa”, “ingrediente secreto”, etc.)
  • Prohíben el consumo de un alimento o grupos de alimentos
  • Contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida
  • Incluyen relatos, historias o testimonios, sin documentar, para aportar credibilidad.
  • Se pueden auto-administrar o implementar sin la participación de profesionales sanitarios cualificados “hágalo usted mismo”.
  • Contienen listados de alimentos buenos y malos.
  • Exageran o distorsionan la realidad científica de un nutriente o alimento.
  • Incluyen o se basan en el consumo de preparados que vende quien promueve el tratamiento dietético.
  • Los preparados a consumir (productos dietéticos o similares” tienen un coste muy elevado si los comparamos con el valor económico de obtener los mismos resultados comiendo alimentos comunes
  • Garantizan los resultados o prometen “devolver el dinero” si no funciona
  • Afirmaciones que sugieren que el producto es seguro, ya que es “natural”.
  • Suelen desligarse de los posibles efectos adversos de su uso con frases parecidas a: “el autor o el fabricante no se responsabiliza de…”.
  • Conclusiones simplistas extraídas de un estudio científico complejo.
  • Recomendaciones basadas en un único estudio, o en estudios realizados con pocas personas, seguidas durante un breve espacio de tiempo.

 

Laura Ramírez Martínez
Dietista-Nutricionista Nº Colegiado 433
Obeclinic Córdoba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies